Blog

01/07/2013 Responsabilidad Social

LANZAMIENTO DE LA GUÍA PARA REPORTES DE SOSTENIBILIDAD VERSIÓN G4

Escrito por Susana Tejada, Consultora Senior de Instituto SASE

Reporte de Sostenibilidad GRI“No es suficiente trabajar por el mundo que queremos, si no por el MUNDO QUE DEBE SER”, con estas palabras Herman Mulder presidente del Global Reporting Initiative-GRI, clausuró la Conferencia Mundial para la Sostenibilidad y Reportes llevada a cabo en Amsterdam del 22al 24 de mayo. Este ha sido el evento más esperado de los últimos años por todos aquellos que conocemos y usamos la metodología GRI, luego de que en el 2010 se conociera la decisión del concejo del GRI de elaborar una nueva generación de la guía, la “G4”. Durante tres días nos hemos reunido en la ciudad de Amsterdam más de 1,600 personas provenientes de diversas áreas como las finanzas, contabilidad, consultoría, sociedad civil, gobierno y el mundo académico.

GRI Responsabilidad SocialSegún indica el GRI, nunca antes se había congregado a este número de asistentes ni a tanta diversidad de áreas,  lo cual es una señal no sólo de la expectativa que causó el lanzamiento de la Guía G4, sino sobre todo, de cómo el Reporte de Sostenibilidad se está legitimando como un mecanismo fiable para que las organizaciones den a conocer y rindan cuentas a la sociedad, sobre los impactos que genera su actividad y la forma en que están gestionando estos impactos con el fin de generar valor para la propia organización y para las sociedad. No en vano el evento congregó a reconocidos representantes de la sostenibilidad a nivel mundial como John Elkington fundador de SustainAbility, Carolyn Ervin de la OECD, George Kell, director ejecutivo del Pacto Mundial de la ONU, Kevin McKinley, vicesecretario general de la ISO, Paul Simpson, CEO de Carbon Disclusure Project, representantes de los índices Dow Jones, entre otros, quienes coincidieron en que la metodología GRI es la mejor manera para que una organización reporte sobre su desempeño económico, social y ambiental.

LO QUE NOS TRAE LA GUÍA G4 Reporte sostenibilidad

Ya muchos han llamado a lo nuevo del G4 como “la gran M”, “M” por “Materialidad”. Aquello que en las guías G3 y G3.1 fue subestimado y para muchos fue solo un indicador de perfil más para completar (Indicador 3.5), ese indicador que en muchos reportes llegaba a un párrafo y en algunos otros a dos líneas (¿?).

La Materialidad siempre ha sido el corazón del reporte, es el análisis de diversos aspectos internos y externos que con la colaboración e inclusión de las expectativas de las diversas partes interesadas reflejan los impactos económicos, sociales y ambientales producidos por las organizaciones.

Seguido de la gran “M” está la aplicación de la debida diligencia que la ISO 26000 indica como el proceso de identificar impactos negativos reales y potenciales derivados de las actividades de una organización con el objetivo de evitar y mitigar dichos impactos negativos.

¡En esta versión G4 de la guía GRI ya no hay escapatoria! La tarea se tiene que hacer bien y a conciencia! Finalmente, no se debe perder el foco de lo que significa la elaboración de un reporte de sostenibilidad, pues el objetivo no es conseguir la carta de verificación del GRI luego de que revise el contenido de los indicadores reportados (método que se ha modificado en esta versión), se trata de “la responsabilidad de las organizaciones” y de “hacer bien las cosas”.

El reporte ayuda a identificar oportunidades de mejora, pero “mejoras” para todas las partes interesadas, mejoras que benefician a la organización y también a la sociedad. El G4 tiene una gran “M” que incluye el análisis de materialidad y la aplicación de la debida diligencia en la esfera de influencia de la organización y en este punto existe un gran reto pues se debe identificar y tomar conciencia hasta donde la organización tiene la capacidad de afectar las decisiones o actividades de otras organizaciones (ejm. proveedores) e individuos, con el fin de influir en ellas para que incorporen nuevas prácticas coherentes con la responsabilidad social y el desarrollo sostenible.

El reporte tiene que ver con la manera en que las organizaciones “generan valor”, pero no solo un valor económico. Es por eso que en muchas intervenciones de la conferencia se hizo mención de que el reporte financiero ya no contiene suficiente información para cubrir las expectativas de todas las partes interesadas (incluida las expectativas de los inversionistas). Los tiempos han cambiado y las expectativas de la sociedad también, ya no cuenta sólo cuán rentable es una organización sino la manera en la cual se ha conseguido dicha rentabilidad, la respuesta está en el Reporte de Sostenibilidad, el documento que nos cuenta ese “cómo”.

Publicado en la revista Satakeholders Responsabilidad Social, edición 45-2013. Ver revista completa:

http://issuu.com/stakeholdersrs/docs/revista_stakeholders_edicion_45