Blog

02/06/2013 General

Necesitamos una nueva ética social

 Escrito por Baltazar Caravedo, Presidente de Instituto SASE             

Perú es un proceso en el que han intervenido diferentes sujetos, distintos sistemas, diversas dimensiones. El desarrollo nacional es el reflejo de su complejidad. Según el predominio de sus distintos componentes el Perú ha atravesado por momentos que se podrían sintetizar de la siguiente manera:

 a. En su etapa inicial, la República estaba desarticulada y su gobierno era la manifestación del control de un pequeño grupo, no había partidos políticos, primaba el interés de los caudillos militares, la propiedad agraria se encontraba dispersa, el desarrollo urbano era mínimo, la economía era básicamente rural, de autoconsumo y con muy poco excedente para el comercio.

b. En un proceso gradual de integración a través de la ampliación de caminos, de la construcción de ferrocarriles, de la tendencia a la concentración de la propiedad agraria, de la generación de excedentes comerciales internos; de la explotación de recursos naturales mineros, petroleros o agrarios que fueron vendidos en el mercado internacional; el crecimiento de pequeñas ciudades; se dio paso a una modificación en la dinámica de relación de sus componentes: surgen partidos políticos, se gesta un mecanismo de inicial participación democrática aunque insuficiente y discriminatoria contra los analfabetos y las mujeres, se acentúa la concentración de la propiedad de la tierra, se inicia la subordinación de lo rural a lo urbano, se forman y crecen los sectores sociales que participan de la dinámica de la modernidad pero desigualmente, y se gesta una tensión entre corrientes ideológicas y políticas que no lograron asentar la democracia, aunque contribuyeron a despertar interés en los distintos estratos sociales.

c. La creciente desigualdad que evolucionó a la par de la expansión de la conciencia social, de la necesidad de atenuar las diferencias y de la insurgencia para enfrentar tales problemas, generó el contexto para una interrupción política encabezada por las FFAA, que modificó la estructura de propiedad, incrementó el peso del Estado en la economía, debilitó a los partidos políticos, incorporó nuevos contenidos al discurso oficial (“el patrón no comerá más de tu pobreza”), ahuyentó la inversión privada, arrinconó a la empresa privada y al mercado.

d. Luego de la interrupción militar y de la convulsionada década de los 80, con dificultades y poco a poco, se dinamizó el mercado, se expandió la participación democrática, reaparecieron los partidos políticos, se aceleró la expansión urbana, se incrementaron los vehículos de comunicación, integrando en varios planos y dimensiones al país; emergieron casi de la mano la perspectiva del manejo del medio ambiente y la responsabilidad social, principalmente en el segmento empresarial.

En los últimos 20 años el Perú ha crecido a ritmos acelerados; la democracia ha tendido a afirmarse; el mercado se dinamiza intensamente; las poblaciones urbanas concentran cerca del 80% de la población nacional; los medios de comunicación más tecnológicamente avanzados llegan a la casi totalidad de la población. No obstante, se mantiene la informalidad y la debilidad de los partidos políticos y los bajos niveles educativos. Un aspecto que resuena y se convierte en obstáculo es nuestra subjetividad. Este es quizás el mayor de los desafíos. Es necesario transformar el universo subjetivo que tenemos (sinuoso, poco transparente, ambivalente) para impulsar la perspectiva de la ética social que integra y conecta. Para ello se requiere de organizaciones (empresariales y no empresariales) que pongan en práctica una nueva manera de reconocernos, de mirarnos, de vincularnos. Necesitamos nuevas organizaciones, entidades que incorporen en su misión el sentido de la inclusión social; necesitamos organizaciones y empresas que adopten el Sistema B, el que permite redistribuir más eficazmente la energía social.

 Publicado en la revista Satakeholders Responsabilidad Social, edición 44-2013. Ver revista completa:

http://issuu.com/stakeholdersrs/docs/revista_stakeholders_-_edicion44