Blog

01/07/2013 General, Responsabilidad Social

Liderazgo Sostenible: El reto que enfrentamos

Escrito por  Baltazar Caravedo, Presidente de Instituto SASE             

Hacer sostenible un proceso es transformar su dinámica. La sostenibilidad implica enfrentar una tensión permanente entre la continuidad y el colapso. Los organismos vivos, por ejemplo, enfrentan a cada instante el desafío que les plantean la vida y la muerte. Las organizaciones sociales o empresariales son organismos vivos. Se debaten entre continuar o perecer. El reto no sólo es individual; es decir, no sólo se trata del destino de una organización, de un sujeto. En cada momento, en cada acción que despliega el ser humano se pone en riesgo un grupo humano, una multiplicidad de organizaciones, una sociedad, la especie humana y la vida misma. El desafío que les formula el presente es asegurar su continuidad.

La ampliación de nuestro conocimiento nos ha hecho conscientes de la incertidumbre en la que vivimos. No conocemos a cabalidad todas las lógicas que animan al universo y a la vida misma. Sabemos que hay más de lo que aparece ante nuestros sentidos o más de lo que imaginamos. Hemos avanzado inmensamente, no cabe duda, con relación a lo que sabían nuestros antepasados. A pesar de ello, nuestras dudas se agigantan, y sentimos que lo que falta conocer es un universo que no acaba, infinito. Los seres humanos hacemos la historia sin tener la certeza de que avanzamos.

Caminamos a tientas, a ciegas, intuitivamente. Nos gustaría, por supuesto, controlar  todos los procesos, controlar el universo o la magia de la vida. Pero lo que realmente hacemos es adaptarnos a las circunstancias, a lo nuevo que llega, a lo viejo que se queda o desaparece. Lo que sí sabemos con certeza es que para continuar requerimos tener la capacidad de adaptarnos, y para ello no nos queda otra cosa que afrontar la incertidumbre.

El liderazgo es la energía de cohesión de los sistemas. No se trata de personajes magníficos capaces de desempeñar ese mismo rol en cualquier circunstancia. La cohesión significa mantener y transformar la identidad del sistema para asegurar su continuidad. Cuando lo que predomina es el desorden aparece la entropía, se relaja aquella fuerza que integra; así, los organismos perecen, se diluyen, colapsan. El liderazgo es remontar constantemente el colapso, evitarlo, alejar la entropía. El liderazgo es afectivo. Sin afecto no hay energía que cohesione.  Sin cohesión no hay continuidad. Sin continuidad no hay transformación. El liderazgo acerca, convoca, incorpora. La continuidad de la vida, de los organismos vivos, es el desafío de los líderes que apuestan por el desarrollo sostenible.

Publicado en la revista Satakeholders Responsabilidad Social, edición 45-2013. Ver revista completa:

http://issuu.com/stakeholdersrs/docs/revista_stakeholders_edicion_45